Por Santiago Cárdenas M. Santiago Cárdenas M.

A Pesar de los Martes: del post-punk a la cumbia psicodélica

. Crónica, Destacado.
IMG_20150310_223450490
Los Cunches, la primera banda en presentarse en el “A Pesar de los Martes”.

En Pentagramario nos estamos reformando (caramba, ya sonamos a la Municipalidad de Lima), y parte de esta reforma es que ahora andamos en todas las tocadas, conciertos y eventos musicales que podemos, para poder llevar a ustedes crónicas y reportajes fotográficos de lo que va sucediendo en la escena musical nacional.

Apoya tu escena pe’ varón!

Así que ayer martes en la noche, dateados por un amigo (que fue con nosotros al evento), María Elena Márquez (fotógrafa del staff de Pentagramario) y quien les escribe, nos dirigimos a un evento organizado por la banda nacional Pig Frong en el bar La Noche de Barranco , titulado “A Pesar de los Martes“, que en el papel ya prometía bastante, ya que en su lineup figuraban bandas como Maywa.

Así que nos aparecimos por ahí a las 10 de la noche, hora que comenzaba el evento. Dentro del local no había gente en ese momento, pero en los exteriores ya se aglutinaban muchos seres hipsteriles de la movida local, así que aprovechamos esto y agarramos una excelente mesa, a un lado del escenario y junto a la barra, cosa que nos permitía tener un buen punto para observar bien el espectáculo y a la vez estar a la mano del centro de donde nacían las bebidas (hip).

IMG_20150310_223456044
José Dammert, voz y guitarra de Los Cunches, parecía que se había despertado, cinco minutos antes de la tocada, de un sueño bastante lisérgico.

Sonic Youth motherfuckers! Nop, it isn’t. 

Pasadas las 10 y media la primera banda empezaba a prepararse para tocar, eran Los Cunches. José Dammert a la guitarra, Andrei Marambio (también miembro de Maywa) en el bajo y Alonso Garrido a la batería.

El evento comenzó con el tema “Tulitarri”, de la mencionada banda, seguido de “De 8 a 5”, “Coming in from the Cold” (cover de Bob Marley), “¿Y si me suelto?”, “Sonic Youth” y “Porno Klingon”. Era un sonido muy post-punk (a lo Sonic Youth, ya se deben haber dado una idea…), mezclado con shoegaze, bastaba observar a Dammert con su constante semi espalda hacia el público y la perenne manía de mirarse los pies. Pero, joder!, la música era excepcionalmente buena (y lo dice alguien que vive rajando de la música Made in Perú). En verdad espero que estos Cunches lancen algún álbum de estudio… sus temas bien preparados y trabajados debidamente por un productor quedarían excelentes. El genial bajo, la batería fuerte y la enfermiza guitarra ya se merecen un larga duración.

¡Quita esos bongós de ahí!

Cuando no es, no es. Los segundos en presentarse en el evento, y que eran conocidos de mi amigo y la razón por la cual fuimos a la presentación, fueron algo decepcionantes para mí.

P1290127
Búho Ermitaño interpretando su tema “Kharisiri”.

Se trataba de Búho Ermitaño, una banda claramente influenciada por el rock espacial de Pink Floyd, que tuvo momentos muy interesantes, con todo y guiños a temas como “Echoes”, pero que se vieron opacados por la presencia de unos innecesarios bongós… y por unas guitarras algo perdidas de cuando en vez, además que, fuera del inicio, el sintetizador no existía.

Pero para mí el problema central fueron los bongós, hacían que no se sintiera la batería, restándole potencia a la presentación. Total breakeada con este bongoso tema. Lo que sí voy a rescatar es el excelente bajo que presentaron, con un sonido fuerte y marcado, que rítmicamente salvaba todo el embrollo que iba armando el grupo en el escenario. De los bongós lo único rescatable fue el momento en que se puso a repetir un mismo ritmo con la batería cuando estaban interpretando un tema medio hindú. La chica que los tocaba parecía completamente perdida.

Si vas a incluir bongós en el rock, hazlo bien, o si no, no lo hagas.

P1290190
El jazz se puso progresivo con Pig Frog. En la imagen de izquierda a derecha: Juan Ignacio Chávez, Josimar Castilla y Kittim Zighelboim

¡A Genesis los agarraron a balazos! 

Pig Frog, banda organizadora del evento, apareció para reanimarme la noche. Compuesto únicamente de bajo, batería y teclados (los cuales tenían un sonido experimental súper clásico), al principio me sonaron a Supertramp, pero luego se convirtieron en un Genesis ajazzado, con un sonido traído del “Nursery Cryme”.

A Genesis los balearon, sí, es como si hubieran matado a Peter Gabriel y Steve Hackett y dejado al resto vivo… así sonaba Pig Frog. Mi única ligera queja es que me hubiese gustado un bajo algo más complejo, a lo Nick Beggs. Pero buéh, eso no quita la buena experiencia que fue escucharlos en vivo.

Parece como si a Genesis los hubiesen hecho tocar bajo amenaza de muerte

La nota graciosa la puso Juan Ignacio, el tecladista, quien al parecer por nervios, hizo algunos chistes con respecto a no acordarse los nombres de sus canciones. Y no, no fueron chistes graciosos, pero queda como nota graciosa porque fue lo raro del evento. En fin, fue una presentación bastante buena.

Brother, el bajista la vive.

Los penúltimos en tocar fueron los reconocidos Maywa, banda que yo ya conocía de antes y a la que incluso había reseñado cuando este blog recién empezaba. Liderados por Mario Maywa a la guitarra y voz, se hicieron una grande. Con Andrei Marambio al bajo y Rubén Guzmán a la batería, el sonido fue espectacular.

P1290272
“El bajista la vive brother!”. Espectacular foto de María Elena Márquez, capturando el momento exacto de transición y éxtasis de Andrei Maraibo y su bajo Fender

 GEORGEMEMEEs acid-funk… folk-psicodélico… Maywa traía de lo nuevo y de lo ya conocido. Un bajo verdaderamente espectacular y una guitarra excesivamente ácida y funk (al gusto de George Clinton papá!), acompañados de una batería en constante orgasmo, Maywa dio y dio más. La gente se quedó con ganas y pidiendo “otra, otra, otra! (toca otra conchetu…)”.

Fue… más de lo que me esperaba.

 La música es sexual, por eso produce orgasmos

El viaje comienza cuando tú te liberas

Hit la Rosa fue el quinto y último grupo de este “A Pesar de los Martes”. Banda de ritmos tropicales peruanos, como ellos mismos se denominan, está compuesta por Chaska Paucar, Diego Sponza, Alfredo Coll, Darío de la Cuba, Pablo Fernández, Enzo Rodríguez, David Pimentel y Josué Pérez-Albela, quienes pusieron a bailar a todo el mundo (hasta nuestra fotógrafa andaba dando vueltas por ahí… dancing dancing).

P1290377
Here comes the dance.

Una guitarra psicodélica, un bajo típico cumbiero, una vocalista acorde, bongós muy bien acoplados (ahora sí), batería sensual y un señor timbal… ¿cómo catalogar esto? a veces ska, luego una chicha-surf… cumbia psicodélica… Hit la Rosa fue un verdadero hit, como siempre suele ser la música tropical bailable en este lado del mundo, atrapando al público de principio a fin, cautivando, haciendo gozar.

P1290369
Eso!
P1290350
¿Qué miras?
P1290354
La guitarra debe sentirse.

Nuevamente el público se quedó en “otra, otra, otra!”.

Era ya cerca a las dos de la mañana cuando terminó el evento. La gente se retiraba y nos retiramos también. Satisfechos y contentos, la habíamos pasado muy bien.

Hubo más de lo que esperábamos…

P1290298
Get out of here, monfus!
11009391_826532520766609_6654879349697925360_n
Gajes del oficio; La Noche anuncia a Los Punches, y no a Los Cunches. Suele pasar, pregúntenle a Pink Floyd.

Y bueno. Queda simplemente felicitar a la gente de Pig Frog por organizar tan genial evento, esperamos sigan habiendo más, para poder asistir y traer más material a los lectores de nuestro Blog.

P1290294

*Todas las fotos, salvo las de Los Cunches, fueron tomadas por María Elena Márquez, a quien le damos un saludo desde la redacción de Pentagramario por su primer trabajo fotográfico con nosotros. ¡Bienvenida a Pentagramario!

 

Santiago Cárdenas M.

Editor y creador de Pentagramario. Melómano por convicción. Amante del sci-fi y el prog. Miembro de The Temple of Hiram. Ex estudiante de redacción. Autodidacta, aprendí lo que sé de tres maneras: leyendo, leyendo y leyendo. https://about.me/sjcm94

Los comentarios que contengan lenguaje soez u ofensivo serán eliminados.