Por Manuel Burgos Avatar

The Knife: Shaking the Habitual

. Destacado, Electrónica, Reseñas.

El 2001 fue un año de aquellos. Radiohead, Travis o Daft Punk marcarían el peak entre los mejores discos de aquel entonces. Pero también fue un año donde lanzamientos no tan aclamados, si no hasta mucho tiempo después, gestarían una de las más vanguardistas propuestas de la electrónica/pop hasta su disolución: The Knife.

The Knife Shaking the HabitualCon “Shaking the Habitual” (2013) como su último trabajo de estudio (léase R.I.P.) de un total de cinco a lo largo de su carrera, el dúo Sueco pone punto final a una poco habitual carrera de músicos tras trece años. Su primer concierto fue cinco años más tarde desde el lanzamiento de su disco debut, y algunos envidiosos acreditan su fama a un meloso cover del “Heartbeats” de José González.

Cualquiera haya sido el camino del dúo a través de estos años, “Shaking the Habitual” llega exactamente a hacer lo que promete; sacudirte del letargo habitual y adentrarte al mundo de los hermanos Dreijer. Un “Gracias” de color verde sobre fondo rosa es el primer mensaje que vemos al abrir este disco doble que viene en un cuidado packaging. Le acompañan además dos mini posters que por el lado reverso son historietas.

The Knife Live

El primer adelanto del disco lo tuvimos con el estreno del video para “Full of Fire”, un single de nada más y nada menos que de 9.17 minutos que difícilmente oirás en algún programa radial de media tarde, con beats que nos mantienen siempre en una tensa interrogante de si bailar o no, y nos hace pensar cuál es la próxima nota que viene pues es difícil de vislumbrar. Para nuestra suerte, lo impredecible se torna adictivo con el paso de los segundos, y esto le da sin duda el merecido título de single. Los nueve minutos vuelan y simplemente te dejas llevar en el mundo poco convencional de los Suecos, cual Alicia cayendo sin remedio. Ellos se manejan muy bien de esa manera, así que mejor hazte la idea y suelta lazos.

Luego tuvimos como segundo adelanto, “A Tooth for an Eye”, mientras seguíamos a la espera del lanzamiento. Con esta segunda pieza como single, el dúo nos recordaba que también se pueden apegar más a melodías un poco más convencionales y no tan desafiantes como la primera, pero siempre con el sello característico de fruta exótica. Siempre manteniendo el sello de Karin en la voz con el doblaje tan característico. Cambios de tempo, detalles de percusión y arreglos hechos con pinzas (si te gastas un buen sistema o fonos dale con ellos) exquisitos.

The Knife SessionCon ambos sencillos como antesala, uno en cada mano y de tan grueso calibre, las expectativas se disparan, y ojo ahí. Quizás éstas se puedan ir diluyendo lentamente con “A Chery on Top” si beats agresivos era lo que querías seguir oyendo. Por el contrario. Si a ello le sumas “Wrap Your Arms Around Me”, “Ready to Lose” o “Raging Lung” recordarás que esta fiesta no es nuestra sino que de los hermanos Drejier, donde fuimos gentilmente invitados a pasarlo bien, pero también a ponernos un poco más serios y escuchar lo que tengan que decir, por denso que ello sea.

Luego están lo que podríamos llamar “detalles”. Canciones como “Oryx” y “Crake” sólo cumplen ese capricho de músico que pocos entienden, pero que con los años se agradecen y los reverencias por respeto. Lo que no quiere decir que los aplaudamos. En ese goce de caprichos incomprendidos tenemos a “Fracking Fluid Injection” que, personalmente, creo puede irritarte hasta lo más profundo. Ese punto se lo concederé a la banda como experimento, puesto que nada más me había irritado tanto al escucharlo. Quizás aburrido sí, pero jamás de los jamases irritado. De hecho, desafío a ver quién puede escuchar esta canción a volumen alto sin quedar un poco ‘tocado‘.

The Knife Full Of Fire
Escena del video «Full of Fire»

“Networking, Stay Out Here” y “Ready to Lose” por otra parte nos recuerdan a una etapa anterior de The Knife. Una de esas que ya a estas alturas podríamos llamarlas clásica dentro de su mundo. Inflexiones vocales y arreglos nos recuerdan que estamos con chicos de poco más de una década de experiencia, maduros y con una sonoridad compleja y exquisita. Muy interesante de escuchar. No tan separados de sus sonidos nuevos como los adelantos presentados para este disco, pero si maduros comparado a lo sus discos predecesores.

“Shaking The Habitual” es una de esos discos que se asemejan a esas piezas de relojería fina. Todos los detalles musicales y estéticos están cuidadosamente estudiados. Desde el color del disco hasta el sonido final. The Knife será una de esas bandas que rara vez conocemos. De esas que impactan profundo pero se despiden con rapidez. Tristemente no alcanzamos a tenerlos por estas latitudes, pero dichosos somos de escuchar un último disco como éste, el final. Uno de “aquellos”. Uno de esos discos que por fin logran sacarte por un momento de la rutina, y te sacuden notablemente más de lo habitual.

 

Avatar

Adicto a los conciertos, geek y cat lover.

Los comentarios que contengan lenguaje soez u ofensivo serán eliminados.