Por Santiago Cárdenas M. Santiago Cárdenas M.

System of a Down: Toxicity

. Destacado, Metal, Reseñas.

91IjPmR0mCL._SL1429_En géneros como el metal se suele categorizar y crear subgéneros a diestra y siniestra, etiquetar hasta de la manera más absurda que podamos imaginar. Por eso grupos como System of a Down, o simplemente SOAD, me agradan tanto. Su alto nivel y eclecticismo los hace escapar de esa facilona y poco agradable etiqueta de nu-metal (liderada por grupos como Limp Bizkit o Linkin Park) y a la vez, ingresan en ese limbo donde no sabes de qué manera etiquetarlos, por lo que simplemente te queda el decir que es metal y nada más que eso.

Pero no es decir metal por metal, SOAD en verdad refrescó verdaderamente al género. Sobre todo con “Toxicity”, álbum que contiene sin duda sus más populares temas y que viaja a través de diversas melodías y matices vocales, que lo convierten en un disco único e irrepetible.

La voz de Serj Tankian es multifacética, al igual que la construcción melódica de la banda. Hecho que queda completamente expuesto en temas como “Chop Suey!” o “ATWA”, donde la melodía y la voz van desde una cierta quietud y tranquilidad hasta una explosión brutal y energética.

La guitarra, por otro lado, viene con riffs que involucran desde lo más clásico del metal hasta tonalidades completamente frescas y renovadas (que cierto grupo de personajes gusta calificar como metal alternativo o nu-metal, dependiendo del caso) que dan un estilo único a la banda.

Frente a bandas de la época, SOAD muestra una superioridad abismal. Quizá de principios de siglo, pocos grupos dentro del género se le comparen.

Y hablando directamente del álbum, sin duda alguna “Toxicity” es uno de esos que podemos clasificar de ser completos. No le falta nada. Tiene el elemento teatral y narrativo a flor de piel, cada canción es un mundo completamente nuevo… es más, cada pasaje dentro de las canciones mismas son paisajes nuevos e inexplorados para el oído.

“Toxicity” representará siempre a aquellos álbumes que verdaderamente traen un sonido fresco, nuevo y que se mantienen en el tiempo.

Santiago Cárdenas M.

Editor y creador de Pentagramario. Melómano por convicción. Amante del sci-fi y el prog. Miembro de The Temple of Hiram. Ex estudiante de redacción. Autodidacta, aprendí lo que sé de tres maneras: leyendo, leyendo y leyendo. https://about.me/sjcm94

Los comentarios que contengan lenguaje soez u ofensivo serán eliminados.