Por Santiago Cárdenas M. Santiago Cárdenas M.

El Regreso de los Brujos: desde Trujillo Ancestro nos presenta su álbum debut

. Destacado, Lanzamientos, Reseñas, Rock.

13707800_531809350342678_7373357924672547933_nTrujillo es una de esas ciudades en las que se vive el desierto. Donde, por su ausencia de muchos edificios, no te sientes atrapado, sino que más bien eres testigo de ese sol que achicharra la piel. Del olor a arena, esa arena sobre la cual se erigieron antiguas civilizaciones y una milenaria y gigantesca ciudad de barro. Trujillo, ciudad que un día estuvo amurallada y sufrió embestidas de piratas en busca de oro y riquezas. Trujillo, siempre a tan pocos minutos de las dunas, los algarrobos y los reptiles que rápidamente surcan su suelo dejando una delgada línea como marca de su paso sobre el mismo. Trujillo, lugar donde si te apetece, puedes devorar a la cría de la cabra entre yucas y frijoles, acompañado de ese buen licor llamado chicha de jora. Trujillo… ¿qué mejor escenario para vivir el stoner rock?.

De esa ciudad, localizada a 600 kilómetros (más o menos) de nuestra siempregrís Ciudad de los Reyes y que posee uno de los pocos balnearios (Huanchaco) por donde el caballito de totora sigue trepando olas y trayendo sobre sí pejerreyes frescos, nace Ancestro (¡qué mejor nombre, papá!), banda de stoner rock que hace su debut oficial con su primer álbum de estudio: “El Regreso de los Brujos” (vuelvo a repetir: ¡qué mejor nombre, papá!).

Trío compuesto por Boris Baltodano al bajo,  Diego Cartulin a la guitarra y Rodrigo Rodriguez en la batería, Ancestro nos presenta un álbum de sonido primigenio, seco y psicodélico. “El Regreso de los Brujos” se toma todos los permisos que el stoner puede conceder para acercarse por momentos a la psicodelia más clásica y también al proto-metal.

Este disco lo anclo entre el “Sleep’s Holy Mountain” y el “Master of Reality”. Pese a que tira más hacia el primero que al segundo, noto al “Master of Reality” en esa esencia primigenia que envuelve a “El Regreso de los Brujos”. Si pones a escuchar este disco a alguien que desconoce de Ancestro y le dices que fue lanzado en la década de los setenta o durante la fiebre stoner de los noventa, se lo cree. Y a eso apunto, a que esta banda posee ese sonido mítico y retro del heavy pysch que debe poseer todo buen álbum de stoner.

Compuesto de seis temas, todos instrumentales, “El Regreso de los Brujos” apertura con “Cañán”. ¿Que qué es eso? ¡Ah! pues un reptil, algo mayor a la lagartija común, con la cabeza adornada de colores (rojo, verde), típico de la zona norte del Perú, que vive entre arena y piedras, gusta de tomar sol y que a veces se lo comen en un extraño tipo de ceviche. “Cañán” nos mete al desierto de cabeza, con su nombre y melodía nos arrastra por entre polvorientos riffs y acordes que nos sacuden violentamente a través de sus cambios de tempo.

Le sigue “Culebra”, tema más lento que su predecesor y con un estilo tirando hacia un heavy pysch más marcado. Hipnótico. Un San Pedro sonoro (no más marijuanaut, es tiempo de un sanpeternaut).

En tercer lugar tenemos a “Abisal”, un tema que sigue con lo dejado por “Culebra” pero que empieza a poner más místico y viajero el álbum. Un completo trip sonoro que dan ganas de sazonar. You know what i mean. Es el primer tema que abarca más de siete minutos y da entrada a los temas de más larga duración.

“Sendero” arranca bien clásico. Un teclado con sabor a Hammond y una guitarra con una melodía salida del inicio de los 70’s son preludio de un stoner puro y duro. Con un bajo más pesado, una guitarra completamente envuelta en ácidos y una batería que suena cerca y a la vez lejos dando una sensación completamente espacial, “Sendero” es parte de los momentos más cúspides de Ancestro.

“Sactum”, penúltimo tema de “El Regreso de los Brujos”, inicia con uno pequeño discurso cual verso salidos de algún capítulo del Apocalipsis de San Juan. La música en este tema me recuerda mucho a Black Sabbath en su tercer álbum con esa sensación proto-metal.

El disco cierra con su tema homónimo, que arranca con un solo de bajo pesado para dar ingreso a una primera mitad de sonido más hard psych que luego da pase a un stoner rock en su estado más puro. 9 minutos de un viaje total.

Realmente he quedado fascinado con este álbum, y creo a ciencia cierta que es uno de los mejores que tendrá este año (lo meto a mi lista de favoritos), no solo en el país, sino también a nivel internacional. Durante el día de hoy lo debo haber escuchado unas diez veces por lo menos.

“El Regreso de los Brujos” es un álbum cíclico, si lo escuchas con la opción “repetir” activada, por ejemplo, podrá dar vueltas y vueltas y jamás te darás cuenta si ya había terminado o no. Brutal.

B R U T A L.

Dicho sea de paso, Ancestro y su tema “Culebra” (en una versión earlier) están presentes en lo que será el primer recopilatorio de stoner rock peruano de Pentagramario Records: “Peruvian Stoner Vol.I”. Estén atentos a nuestra web y Facebook que esta semana que entra lo estaremos lanzando oficialmente.

Lo que se viene!

Y para finalizar, debo anunciar que desde hoy en este blog dejamos de usar estrellas para puntuar discos. Pensándolo bien ¿de qué sirven las estrellas si tienes el artículo para sacar conclusiones?. Ustedes juzguen lo que escuchan.

Salud.

Publicación: 13 de Agosto de 2016
Grabación: –
Estudios: –
Miembros: Boris Baltodano (bajo),  Diego Cartulin (guitarra), Rodrigo Rodriguez (batería)
Discográfica: Man in the Box Records
Productor(es): –
Cover: –

Santiago Cárdenas M.

Editor y creador de Pentagramario. Melómano por convicción. Amante del sci-fi y el prog. Miembro de The Temple of Hiram. Ex estudiante de redacción. Autodidacta, aprendí lo que sé de tres maneras: leyendo, leyendo y leyendo. https://about.me/sjcm94

Los comentarios que contengan lenguaje soez u ofensivo serán eliminados.